4/9/09

NOTA DEL DIRECTOR- parte II

Apatía: del griego. A: (carencia de), Pathos (pasión, dolor)
1. Condición que libera al hombre del ‘pathos’. Liberación de la emoción, la pasión, el deseo y el placer. 2. El apático es conformista, introvertido, frío, y lento de reacción. 3. Falta de vigor o energía, desidia. 4. El individuo apático presenta: débil emotividad, inactividad e insensibilidad a las estimulaciones afectivas. 5. Desorden clínico en donde el ritmo vital desciende a mínimos y se deja de actuar.
La apatía es la más absoluta indiferencia ante todo

Pienso y pensamos hacer con ella lo que queremos, ejercer la voluntad colectiva a través de imágenes y sonidos y detalles y disfraces y emociones. Ese malinterpretado concepto que no es un epicúreo estado trascendental como la ataraxia ni es un hermoso sueño que aún no da a lugar como la utopía. Es una palabra subestimada y anti heroica, pero así también somos nosotros, los del tercer párrafo, los del tercer mundo; yo y los que hacemos esta película.
Hay que combatir el prejuicio desde el principio pero eso es parte del duro proceso; Hay que cambiar las predisposiciones y demostrar que en casi todo existen valores no explorados.

Fotográficamente me gusta el wipe, los contrastes rítmicos entre los grandes planos generales y los primer primerísimos planos, desarrollar con imágenes los conceptos abstractos conceptos abstractos, la generosidad visual, la multiplicidad de información en una sola pantalla, cambiarle el tamaño a las cosas para establecer perspectivas y poder atender alternada o simultáneamente, el lienzo y el detalle.
Algunos referentes son claros. Claroscuros, contrastes, el ratio entre luz y sombra en interiores como usan pintores como Caravaggio, Rembrandt y directores como Derek Jarman. Usar la luz de forma dramática y envolvente, atmósferas íntimas, sombras que ocultan y desdibujan los espacios y las expresiones de los rostros.
En exteriores nos inspiramos en William Turner, su luz oblicua del fin de la Tarde y al fondo la Tormenta que se avecina; En Edward Hopper, sus colores opuestos y esa luz dramática y dinámica de atmósferas calidas y serenas en planos generales distantes que parecen vistos por un visitante; Personajes en situaciones de incomunicación ubicados en interiores vistos desde el exterior.
De Won Kar Wai, buscamos su estilo de cámara y fotografía, sus personajes y la forma en que los observa, su estilo de trabajo casi documental, los cambios de velocidad y el ritmo de actuación para trabajar en velocidades muy lentas y de Néstor Almendros intentamos emular su estilo versátil y amor por la luz natural, empleando iluminación artificial solo cuando sea necesario, basándonos en sus ideas acerca de la “luz lógica”, aquella luz justificada por los espacios y ambiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada